MOSCA DE LA MADERA

Uno de los ejemplos que invalida los supuestos darwinistas es este fósil de mosca de la madera con 25 millones de años de antigüedad. La realidad, que nunca sufrieron alteraciones a lo largo de tanto tiempo hasta la actualidad, prueba que nunca pasaron por un proceso evolutivo.

DEVAMINI GÖSTER